Cinco consejos para coleccionistas amateur


Cinco consejos para coleccionistas amateur

Querer hacer una colección no es tan simple como salir de casa, comprar varios objetos de nuestro gusto y colocarlos con cierto criterio en el salón.  Va más allá.  Si tu intención es empezar a coleccionar, en este artículo ponemos a tu disposición cinco consejos para coleccionistas amateur que has de tener en mente en tus primeros pinitos en este campo:

Tips para coleccionistas novatos

Hacer una colección es una aventura maravillosa, pero también requiere de una planificación que nos haga de guía, porque podemos acabar como un Diógenes moderno y, además, sin un céntimo en el bolsillo. Analizamos los cinco principios que conforman el ABC del coleccionismo:

Emplazamiento de nuestra colección. ¿Numismática, filatelia, notafilia? No es lo mismo coleccionar muñecas, sellos o cascos vikingos, por eso, antes de iniciar la colección, o decidir hasta qué punto queremos llevarla, es recomendable fijar dónde vamos a colocar las piezas de coleccionismo. Una problemática habitual es quedarse sin espacio para proseguir adquiriendo cosas, lo que a menudo deriva en una colección desperdigada por la casa y carente de sentido.

Presupuesto. Punto esencial dentro de los consejos para coleccionistas amateur. Es de vital importancia saber cuánto podemos gastar en coleccionismo. Y esto conlleva dos cuestiones fundamentales: fondos totales para el conjunto de objetos de toda la colección y precio máximo para pujar por un artículo.  Si decidimos sobrepasar estas líneas rojas ha de ser únicamente por algo tremendamente excepcional y habiéndolo meditado largo y tendido.

Listado de piezas. Saber de cuantos artículos consta nuestra colección puede resultar fácil para coleccionistas que llevan poco tiempo , pero a partir de un tiempo es necesario enumerar todas nuestras pertenencias. Cuando tenemos en nuestro haber un complejo muestrario es lógico desconocer todas monedas / sellos / piezas en genera de las que disponemos, y con una organización clara podemos evitar repetir una compra. Lo ideal sería hacerla en formato EXCEL o en un bloc de notas, para poder llevárnoslo a tiendas, convenciones o mercadillos. A día de hoy también existen páginas web de diversa índole que nos facilitan la tarea de ordenar y clasificar nuestras colecciones.

Conoce la naturaleza de tu colección. Nunca hay que dejar de investigar todo lo relacionado con los artículos que recolectamos: actualidad, utensilios para su utilización, técnicas de mantenimiento, nuevos lanzamientos, etc. Por ejemplo, si nuestra colección es numismática, nos interesa saber cómo limpiar las monedas. Si la temática de nuestra colección es común, no encontraremos ninguna traba para conseguir información en cualquier web o sección de coleccionismo en librerías, pero si nos decantamos por cosas más complejas, cómo juguetes de una época determinada, el trabajo será más arduo y complejo.

Coleccionismo 2.0. Antaño las personas que decidían recopilar objetos eran asiduas a mercadillos, ferias y tiendas y convenciones enfocadas al mundo de la colección. A día de hoy, las prácticas antiguas siguen estando vigentes, y recomendamos encarecidamente mantenerlas, pero también es necesario navegar por la Red y visitar los innumerables bazares Online dedicados a la venta e intercambio de objetos y mercancía de colección. Eso sí, en las operaciones digitales hay que ser precavido, porque es habitual encontrarse con estafas y gente con intención de vendernos baratijas a precio de oro.

Sea cual sea la materia, composición y distribución de nuestra colección, uno de los consejos para coleccionistas amateur más repetido es que hemos de intentar que siempre esté visible. No hay nada más deprimente que una compilación y todas las historias que lleva consigo almacenadas en un baúl, ¿verdad? Lo ideal es mostrarlo, compartirlo, hacer partícipe a otras personas de nuestro pasatiempo favorito, y para ello una buena opción es utilizar productos que faciliten nuestra experiencia como coleccionista.

 

Hay 1 comentario

Add yours